Nulla consequat massa quis enim. Donec pede justo, fringilla vel aliquet nec eget arcu. In enim justo, rhoncus vitae.

Info:
The Game Awards

The Game Awards y la importancia de los eventos

En la madrugada del viernes 13 de diciembre (en horario peninsular), tuvo lugar al otro lado del charco la ceremonia The Game Awards, algo que muchas personas esperaban con ansias.  Pero, lo primero de todo, ¿qué es The Game Awards? Se trata de un certamen donde se eligen los mejores videojuegos del año en sus respectivas categorías. Algo asi como los Óscar de los videojuegos.

Eventos como The Game Awards nos enseñan cómo avanzar a la hora de atraer audiencia

 

Hace años, este evento ni hubiera llamado nuestra atención, ya que tampoco tenía la repercusión que se le otorga ahora. ¿Y qué ha pasado durante este tiempo, para que eventos y galas de este tipo tengan a tanta gente pegada a la pantalla, en ocasiones trasnochando, para seguir el streaming de dichas ocasiones? Una palabra, expectación.

 

El sector de los videojuegos ha logrado generar en la comunidad un sentimiento de hype (así se llama ahora) jugando con sus emociones y promocionando de una manera muy sabia sus productos. Tráilers, teasers misteriosos, grandes celebridades sobre el escenario… Y si juntamos todo esto y lo convertimos en un género propio, real y tangible, es cuando cobran importancia los eventos.

 

Pero ojo, que ya hemos dicho que no son nada nuevo. Llevan entre nosotros mucho, mucho tiempo, y nacen del marketing y la necesidad de trasladar a la audiencia todas las novedades que han desarrollado las distintas compañías. Sin embargo, han sabido evolucionar. Y ahí está la cuestión. Ahora se filtran «misteriosamente» los contenidos de manera previa a su anuncio oficial, se distribuyen imágenes en las redes sociales que no revelan nada, pero generan especulación, se provoca misterio en los foros y las diversas plataformas crean una atmósfera común.

 

Filtración de contenidos y estrategias en redes sociales

 

De esta manera, consiguen tener a toda la comunidad en el bolsillo de principio a fin de año. E3, Gamescom, Tokyo Game Show, Madrid Games Week, The Game Awards… Por ejemplo, en esta última gala, ya sabíamos que se anunciarían 10 nuevas IPs desde hace tiempo. ¿Significa esto romper la sorpresa o atraer más público a tu audición? ¿Qué se puede aprender de esta estrategia?

 

Aun así, hay compañías que prefieren salirse del tiesto y cada vez más apuestan por sus propios eventos y retransmisiones online. Nintendo Direct, State of Play… Ya vimos cómo Sony abandonaba el paragüas de un evento tan importante como el E3 para ganar independencia y llevar a sus usuarios a un terreno propio, publicando novedades aproximadamente de forma trimestral. Al final, siempre surgen nuevos caminos.

 

Publicidad y marketing donde gana el usuario

Es publicidad, pero muy bien hecha. Es marketing, pero muy bien hecho. ¿Y por qué? Porque dejan que sean los propios usuarios los que hablen, especulen, publiquen vídeos en Youtube argumentando sus teorías, generando comentarios… «¿Se cumplirán mis expectativas? ¿Será cierta esta filtración?» Puede que estos usuarios sepan que, de alguna manera, toda esta parafernalia esté concebida de antemano como una estrategia publicitaria, pero igualmente, les encanta. ¡Porque es su campo de ocio! Se sienten cómodos y disfrutan de la competencia entre compañías, viendo el partido desde la mejor grada, sabiendo que sea como sea, ellos serán los ganadores. Porque si hay algo bueno en todo esto, es que el usuario y jugador ha ganado protagonismo en su propia industria. Ha «ganado la partida».

 

¿Cómo podemos aprender nosotros? En la industria del cine y la televisión todo ha seguido un recorrido muy plano y la publicidad convencional cada vez tiene menos sitio en parrilla. No ha desaparecido, ni desaparecerá, pero se tiene que transformar. Y el branded content es el escalón más natural en este proceso. Los usuarios y espectadores son más inteligentes, más creativos y exigentes, y debido a la extrema competencia solo buscan lo mejor. Buscan que se les enganche sin compromiso, de una forma atractiva y creando una relación amistosa y casi imposible de evitar entre ellos y el producto. Existen muchísimas series, películas y programas, en tantos ámbitos y medios, que los eventos pueden ser la manera de llamar la atención. Pero, como bien hemos dicho, no solo basta con el evento en sí, sino procurando, además, crear un ambiente de expectación antes, durante y después.

 

Porque el ser humano también se guía por instintos, y nuestro cerebro y corazón marcan el camino de aquello que nos motiva. Si no logramos hacernos con ambas partes, no hay nada que hacer.

Publica un comentario