Nulla consequat massa quis enim. Donec pede justo, fringilla vel aliquet nec eget arcu. In enim justo, rhoncus vitae.

Info:
Videojuegos

Videojuegos. El nuevo arte de contar historias.

Los videojuegos dejaron hace años de ser un campo de ocio estigmatizado. Ya no está cerrado a un sector de la población joven y masculino. Las diferentes plataformas, estilos de juego y servicios masivos y gratuitos (“free-to-play”) han logrado alcanzar un target que antaño parecería imposible. Y, a día de hoy, los videojuegos son algo más grande. Las compañías no solo pretenden vender unas horas de entretenimiento, sino ponernos los pelos de punta, emocionarnos y hacer que nos enamoremos de su capacidad para contar historias.

Los videojuegos como vehículo narrativo

La narrativa de estas aventuras interactivas rozan unas cotas de humanismo y profundidad dignas de la mejor cinematografía. Pero no nos equivoquemos, pues siguen existiendo los géneros más clásicos de divertimento como las plataformas o los puzles. Entonces, ¿qué nos llama la atención de estas historias? Como si de una gran novela se tratase, estos títulos nos sumergen horas y horas en la profundidad de unos personajes que lloran, ríen, gritan, sienten nostalgia, amor, pérdida, soledad… Nosotros dirigimos su destino y puede que, por esa razón, ¿empatizamos más con ellos cuando sufren o consiguen sus objetivos?

Un buen referente de la narrativa interactiva moderna es la compañía Quantic Dream. Desde sus inicios nos ha planteado historias en las que nosotros elegimos las decisiones que tomamos, qué respondemos a una conversación o si nuestro protagonista vive o muere, asumiendo las consecuencias de nuestros actos (véase algunas de sus obras como Heavy Rain, Beyond: Two Souls o su último éxito Detroit: Become Human).

 

 

Pero no paremos ahí. Echemos un vistazo, por ejemplo, a la relación interpersonal del dúo de protagonistas de The Last of Us o God of War, la cual ha sorprendido gratamente tanto a público como a crítica. Una decisión unánime que los ha convertido automáticamente en obras de culto e imprescindibles para todo amante del “octavo arte”.

God of War, The Last of Us o Assassin´s Creed son buenos ejemplos de una narrativa potente

 

Porque sí, los videojuegos son el nuevo arte donde se dan cita todos los anteriores. Ilustración, diseño de escenarios, animación, banda sonora, guion… Una amalgama de artistas logran sacar de la nada un sueño y una idea para materializarlos después en un producto redondo, digno de los mejores festivales, que tiene lugar en nuestro salón. Además, la presencia cada vez más frecuente de actores y actrices famosos, y el bombo que generan conferencias y eventos como el E3 o Gamescom generan un importante añadido a la industria.

Cada vez más personalidades se unen a este sector

 

Y, por si fuera poco, cada vez más los videojuegos nos brindan unos mundos abiertos apasionantes, con tantas opciones que nos abruman, acercándose peligrosamente (o acertadamente) a una idea de realidad muy ilustrativa de la nuestra propia. Rockstar Games es el maestro de ceremonias en este género, donde luce su corona con la saga Grand Theft Auto o el reciente western Red Dead Redemption II.

Ahora bien, aunque los videojuegos que he nombrado se encuentran en la cresta de ola, puede que alguno de ellos no os suene. Sin embargo, ¿qué me decís del fenómeno Fortnite, Overwatch o League of Legends? A pesar de no desarrollarse en su narrativa, han aglutinado millones (sí, millones) de jugadores a lo largo y ancho del globo. Sin embargo, sí que han sabido crear un entorno transmedia, dotando de un lore (o trasfondo) a su universo a través de cortometrajes animados de una calidad espectacular para presentar nuevos personajes o diversas plataformas ajenas a la consola u ordenador, entre otras estrategias. Para muestra, un botón: pura cinematografía.

 

Además, no hay que olvidar el fenómeno de los eSports, lo cual merecería una entrada aparte en este blog. Hablamos de una categoría de competición dispuesta a arrasar con la formas tradicionales de entretenimiento. Torneos, campeonatos internacionales y millones de euros en premios para los ganadores. Jugadores profesionales con entrenadores personales y unos números de audiencia que rivalizan o incluso superan a los del deporte rey en nuestro país, en muchas ocasiones. Podemos hablar incluso de canales temáticos en televisión (como ocurrió en el caso de Movistar eSports) y, por supuesto, todo el apoyo de las plataformas digitales. Está claro que cada vez más juegos apuestan por ofrecer una experiencia multijugador online para hacerse un nicho en este terreno. Eso sí, sin olvidar el storytelling:

Como veis, nos encontramos en una época emocionante, donde los límites entre cine y videojuegos es difuso. Además, el horizonte nos invita a descubrir las historias de una forma más inmersiva, en parte gracias a la Realidad Virtual. Pero eso ya es otra cuestión.

Aprovecho estas líneas también, para recordar el proyecto de Branded Content que Scope realizó para el videojuego Assassin´s Creed Odyssey de Ubisoft. Un evento que aglutinó un conjunto enorme de profesionales en nuestras instalaciones, y que a día de hoy seguimos recordando con mucho cariño. Así como los realitys que elaboramos para la saga Far Cry, siendo Far Cry 5, El Reality 2, la muestra más reciente de éxito debido al formato dinámico destinado a Youtube, y la colaboración con personalidades del sector youtuber como Rubius o Willyrex, entre otros.

Por el momento, nos conformamos con disfrutar lo que nos brinden las compañías, encantados de conocer nuevos personajes, escenarios fantásticos y tremendas historias. De hecho, quizá muchos profesionales de la comunicación deban acercarse más al mundo de los videojuegos. Puede que tengamos mucho que aprender.

Publica un comentario