Nulla consequat massa quis enim. Donec pede justo, fringilla vel aliquet nec eget arcu. In enim justo, rhoncus vitae.

Info:
Medios tradicionales

Medios tradicionales. ¿El fin de una era?

Llegas a casa después de trabajar. Haces tus tareas y te preparas la cena. Si acaso, ves el comienzo del informativo, y a continuación, te sumerges en Netflix, HBO, Amazon, Movistar+… Y seleccionas el siguiente capítulo de la serie que te tiene tan enganchado. Sin anuncios, sin esperas. ¿Es el fin de los medios tradicionales? Nos encontramos ante un consumo directo que se realiza en unas plataformas que no saben lo que buscas, pero tienen lo que necesitas. Bueno, últimamente también saben lo que buscas antes de que tú mismo lo sepas.

Los medios tradicionales deben hacer frente a la inmediatez y las nuevas experiencias

Los algoritmos avanzan, las plataformas de VOD, OTT´s y motores de búsqueda son tus nuevos amigos. Como ocurre con diversas amistades, has ido dejando de lado a la televisión lineal, a la radio tradicional e incluso al periódico en papel que te informaba todos los días sobre la realidad que te rodea. Puede que incluso hayas sustituido al diario online por las Redes Sociales. Al fin y al cabo, la información es más inmediata, solo tienes que arrastrar la pantalla de tu móvil para actualizar y ver el último tweet sobre un terrible atentado o sobre la última hora del Barcelona-Real Madrid.

Medios tradicionales

La multicanalidad de las plataformas es otro factor a tener en cuenta

Como si de un Terminator se tratase, las nuevas formas de consumo de información y entretenimiento han irrumpido en nuestras vidas para acabar con el paradigma de los medios tradicionales como la radio, la televisión, el cine y la publicidad. Sin embargo, no nos alarmemos, todavía queda mucho tiempo en el que ambos mundos deben coexistir y aprender el uno del otro, para que al final el usuario siga siendo el beneficiado. No es ningún secreto, el mundo se transforma, y no podemos quedarnos a la zaga, debemos seguirle el ritmo.

Todavía queda espacio y tiempo de convivencia entre ambos mundos

El problema radica en que los saltos tecnológicos y sociales ahora suceden en un lapso de tiempo mucho menor que hace unos años. Antes, podíamos ver un salto cualitativo realmente diferenciador en una franja de 5-7 años. Sin embargo, el avance de la tecnología es feroz, y ahora, ese salto puede darse en meses. Y por supuesto, esto se traslada al mundo que nos ocupa. La radio tradicional está siendo solapada por los podcast, la televisión lineal por la televisión a la carta, el cine se ve obligado a coexistir con las plataformas digitales y la prensa escrita prácticamente se encuentra en un estado terminal frente a la buena salud de las Redes Sociales.

Medios tradicionales

Los podcast están reinando en el panorama sonoro

Las Redes Sociales están en el punto de mira de los medios actuales

Y la publicidad, como nombrábamos antes, no es menos. ¿Quién elige ver una película con incómodas pausas y anuncios? He aquí donde el branded content se abre camino y encuentra un nicho. La gente, a pesar de todos estos cambios, sigue buscando buenas historias (véase uno de nuestros ejemplos en forma de webserie: Anderoid). Eso no ha cambiado, y seguramente no cambiará, por lo que el camino a seguir de la publicidad tiende inevitablemente a transformarse en una versión mejorada de sí misma, multicanal y narrativa. Lo que cuenta es la emoción, haciendo frente a la dificultad de sorprender.

Porque esa es otra cuestión que nos atañe, ya que el usuario, además de inmediatez («quiero esto ya, y lo quiero ahora») busca de forma constante contenidos que le sorprendan y generen nuevas emociones y sentimientos. Por lo tanto, la lucha se torna más violenta, y el pastel se lo llevará aquel que tenga la chispa para retener al usuario en su nido, creando una fidelidad que convierte, como ya os dijimos en su día, a los clientes en fans.

Al final, por muchos expertos que nos hablen del tema, es triste decir que nadie tiene la clave de cómo se desarrollará esta batalla entre los medios tradicionales y las nuevas plataformas. Quizá, únicamente es cuestión de saber transformarse con inteligencia y humanismo, ya que ya la buena información y las buenas historias las siguen, y las seguirán haciendo, las personas, no los algoritmos.

Comments:

Publica un comentario