Nulla consequat massa quis enim. Donec pede justo, fringilla vel aliquet nec eget arcu. In enim justo, rhoncus vitae.

Info:
Becarios

Hablamos con nuestros becarios

Están ahí, y no se les ve. Están ahí, y no se oye su voz. Son los becarios, la nueva clase social que en España ha adquirido un nivel más profundo de precariedad. Están formados, tienen ganas e ilusión, pero no encuentran oportunidades para desarrollarse. El sistema les da la espalda. Esta vez, nos hemos sentado con los últimos becarios que han pasado por Scope, y nos han contado sus impresiones sobre este panorama en el que nos encontramos como sociedad. Pero no todo es oscuridad, pues también se ve la luz al final del túnel.

Les hemos robado cinco minutos de su tiempo a Guillermo, Paula, Raúl Roso (los cuales ya terminaron su periodo de becaría en Scope) y Raúl Fernández (actualmente en Scope), procedentes de diversos centros y disciplinas comunicativas. Cada uno nos da su opinión acerca de sus estudios, su experiencia laboral como becarios y sus perspectivas de futuro. Es hora de darles voz, ¿qué pensarán?

Los becarios son una nueva clase social, más precaria pero con mayor ilusión

S (Scope): Hola a todos, gracias por sentaros con nosotros. En primer lugar, quiero preguntaros por vuestros estudios. ¿Qué tipo de formación tenéis y qué opinión guardáis al respecto? ¿Os consideráis bien formados?

G (Guillermo): He estudiado dos grados (FP) de audiovisuales: Realización y Sonido. En mi opinión, considero que te forman bastante bien, pero aún quedan muchas cosas que aprender al salir del grado y entrar a la vida laboral. Este mundo consiste en un aprendizaje continuo.

P (Paula): Empecé hace cuatro años en el mundo audiovisual haciendo el grado superior de Imagen, y posteriormente hice el grado superior de Producción Audiovisual. Creo que sí estoy bien formada. Una nunca deja de aprender, pero los dos grados son una gran base. Son muy específicos y aprendes mucho con ellos, de manera muy práctica.

RR (Raúl Roso): Estudios universitarios. Te dan una base, pero donde aprendes de verdad es en las prácticas o trabajando, veo la universidad más como un trámite.

RF (Raúl Fernández): He estudiado comunicación audiovisual. Creo que para ser estudios superiores son un poco pobres, porque incluyen mucha teoría, mucha «paja»; en cuanto a la práctica, hay más bien poco. Por mi propia cuenta he ganado formación gracias a diversos proyectos y a aprender de forma autodidacta. Si fuese solo por la universidad, no me sentiría bien formado.

S: A la par o una vez terminados vuestros estudios pasáis por la época de prácticas. Todos habéis estado en Scope, pero, ¿habéis tenido otras experiencias laborales como becarios? ¿Qué os ha gustado y disgustado de vuestras experiencias?

G: Sí, he pasado por otro periodo de prácticas previo cuando acabé el módulo de Realización. Lo que me gustó de las prácticas es ese trato, a cierto modo, especial, que te dan por el mero hecho de no ser del todo un trabajador propio de esa empresa, lo que te puede otorgar ciertos privilegios a niveles de comportamiento y de actividades a realizar. Lo que no me gustó es que, por cuestión de importancia laboral, se puede llegar a limitar el tipo de prácticas que puedes realizar en ese periodo.

En general, las experiencias laborales de los becarios están llenas de luces y sombras

P: Antes de estar en Scope estuve de prácticas en una productora muy pequeñita de Valladolid, y en ambos casos puedo decir que he tenido muy buenas experiencias. No sé cómo funcionan las prácticas en productoras más grandes, pero aquí te dejan aprender absolutamente de todo. Eres un miembro más en el equipo y esto lo veo muy importante.

Aparte he trabajado en dos productoras más, haciendo proyectos de menor duración. Estas productoras sí que eran muy grandes y famosas. Y bueno, podría decir que la experiencia es simplemente diferente, con sus pros y sus contras. Sí que es cierto que trabajas en proyectos de mayor presupuesto, pero el ambiente es muy diferente. En Scope, por ejemplo, casi siempre trabajas con el mismo equipo, y eso te anima y te facilita el crecimiento profesional y personal.

RR: No he tenido ninguna experiencia laboral antes. Lo que más me ha gustado ha sido la gente con la que me he encontrado y todo lo que se aprende. Lo que menos, quizá, es la falta de remuneración como becario.

RF: He estado haciendo fotografía, vídeo… Para un Club de Fútbol de Fuenlabrada, para el Departamento de Juventud del Ayto. de Madrid, he hecho cortos… He aprendido bastante, he tenido que ser autodidacta y sin buscar remuneración, lo que a su vez ha provocado que la gente no valore ese trabajo por el simple hecho de ser estudiante y no un profesional.

Becarios

Raúl Fernández en una jornada de grabación

S: ¿Cuál es vuestra opinión como becarios respecto a las prácticas laborales en España?¿En qué creéis que se puede mejorar? (leyes al respecto, Estatuto de los Becarios, etc.)

G: Considero que las prácticas laborales en España están bien, pero siempre tienen un punto de suerte dependiendo de la empresa en la que caigas. Por otro lado, yo creo que una cosa muy importante que habría que implementar definitivamente es la cotización para los becarios porque, pese a los privilegios que ya he comentado antes, sigues realizando unas prácticas que benefician a la empresa. Otro punto negativo a destacar es que, en ocasiones, falta más control sobre las empresas en cuanto al cumplimento de las leyes y acuerdos con respecto a los becarios.

«Estaría bien que se valorase más el trabajo de los becarios y que estuviésemos más protegidos» – Raúl Roso

P: Yo soy de las que defiende que las prácticas durante los estudios son esenciales, incluso sin llegar a ser remuneradas (siempre que te cubran los gastos que pudieran surgirte de transporte o cosas así). Ahora bien, eso no significa que las empresas deban aprovecharse de esto. En algunos casos se olvidan de que una persona en prácticas está para aprender y no es un empleado más. De hecho, no es extraño que ahora mismo yo, que tengo formación y experiencia laboral, pueda optar a un contrato de prácticas, incluso cuando puedo desempeñar mis funciones sin que nadie me las tenga que explicar. Creo que este es el verdadero problema de los contratos de prácticas: el hecho de que sean una opción para las empresas para ahorrarse salarios de empleados y aprovecharse de la energía y ganas de trabajar de la gente joven.

RR: Principalmente, estaría bien que se pagasen mejor las prácticas. Obviamente estás aprendiendo, pero se tendría que valorar más el trabajo de los becarios y que estuviésemos más protegidos.

RF: Depende un poco de la universidad y la carrera. Creo que la universidad tendría que ayudarte a buscar las prácticas, ya que conmigo no ha sucedido así. Pagas por una «asignatura» en la que no te ayudan.

S: Adentrándonos de nuevo en el sector que nos ocupa (audiovisual y publicitario), ¿cuál es vuestra perspectiva del mercado laboral en España? ¿Os planteáis trabajar fuera o preferís intentarlo aquí?

G (Guillermo): Creo que en España hay muchas oportunidades de trabajo, pero la mayoría prácticamente efímeras. Contratos de pocos meses, o incluso de días, lo que hace complicado encontrar algo estable. Yo, afortunadamente, he conseguido algo estable de una manera temprana, pero conozco a mucha gente de mi edad que acaba de entrar en el mundo audiovisual y saltan de curro en curro a ver qué cae. De momento prefiero seguir intentando trabajar aquí, pero no descarto salir de España en un futuro.

P: La cosa está difícil. Muy, muy difícil. Pero yo confío en poder seguir en España durante muchos años. Espero no equivocarme, la verdad (se ríe).

RR: Desde el punto de vista publicitario, para entrar en una agencia, o estudias en una escuela creativa o es muy difícil conseguirlo. Es un sector al que para entrar tienes que tener mucha suerte. Yo quiero intentar trabajar aquí, pero si no hay más remedio habrá que buscarse la vida fuera.

RF: Mi intención es quedarme en España. Creo que a día de hoy hay más producción audiovisual aquí y en el resto del mundo. Si no encuentro nada, me veré obligado a buscar más allá de nuestras fronteras. Cuando la gente acaba la carrera, se encuentra con muchos puestos que no desea y que generalmente no tienen nada que ver. En este mundo es muy importante tener un nombre y una reputación, más que los estudios en sí.

Paula

Paula, ejerciendo labores de producción

Los becarios han hablado: quieren quedarse en España

S: ¿En qué sector os gustaría desarrollaros más (cine, publicidad, televisión, internet…) y por qué?

G (Guillermo): En el ámbito personal me gustaría desarrollarme en el cine, ya que me gusta bastante tener una cierta creatividad a la hora de hacer una historia y de cómo contarla. También me gustaría probar otras opciones como la televisión, o incluso la radio, para descubrir si me gustan o no.

P: Ahora mismo la televisión. Disfruto mucho de la velocidad con la que se mueve todo en un plató, y esa adrenalina del directo (que admito que todavía no he vivido) me encantaría. De todas formas, hacer contenido para internet también me llama bastante. Todavía no hay unas bases asentadas sobre cómo se crea contenido en Internet, y eso da un juego a la creatividad que es casi impensable en otros medios.

RR: Publicidad, porque el mundo creativo me apasiona y es un trabajo muy poco mecánico, cada día te encuentras algo nuevo.

RF: Me importa poco el sector, siempre que hiciera lo que a mí me gusta, que en este caso es la realización y el montaje.

S: Me gustaría que me dijerais tres ventajas y tres desventajas de esta industria que vosotros consideréis cruciales.

G (Guillermo): En cuanto a las ventajas, si estás trabajando en este sector significa que te gusta este mundillo, y trabajar en lo que te gusta no es algo que todo el mundo ha podido hacer. Normalmente he podido observar que hay mucho apoyo y buen compañerismo entre trabajadores de una empresa de este sector. Una buena convivencia hace el trabajo más ameno y lo facilita muchas veces.También, como he dicho previamente, trabajar en este mundillo consiste en un aprendizaje continuo. Aprendes a manejar equipos y a trabajar de maneras que no sabías al salir del grado, y eso te da mucha experiencia y satisfacción.

Si hablamos de desventajas, conseguir un trabajo estable es bastante complicado de primeras. Muchas empresas se fijan más en las recomendaciones de conocidos que en los CV. Esto hace que, si no consigues una buena red de contactos, no encuentres un buen curro. Aparte, en muchas ocasiones (y por necesidad de la producción) se producen jornadas diarias excesivas que llegan a causar un agotamiento tanto físico como mental. Hay que estar dispuesto a aguantar jornadas duras e intentar hacer que sean compensadas cuando toque. Por último, la ventaja del aprendizaje continuo puede llegar a convertirse en una desventaja. Existen muchos equipos y maneras de trabajar que pueden provocar una situación incómoda de desconocimiento ante ellos o un esfuerzo extra para poder llegar a conocerlos que prolonga el tiempo laboral.

La creatividad y ausencia de rutina frente a los bajos salarios o discontinuidad de contratos

P: Realmente, ventajas como tal para una persona que no es una «friki» del audiovisual no creo que existan. Las condiciones no siempre son muy buenas, las jornadas son muy largas… Pero la libertad creativa y la falta de rutina es la mayor ventaja que creo que puede tener esta industria. Si haces lo que te gusta, las desventajas casi ni te las planteas.

RR: Ventajas: la libertad creativa, la poca monotonía y el entusiasmos de todos lo que te rodean. Desventajas: un sector muy privatizado y los sueldos cuando empiezas son bajos.

RF: Entre las principales ventajas, es un trabajo que te permite expresarte, ser tú mismo y dejar tu huella. A la hora de comparar con otros trabajos que he tenido, el ambiente laboral es mejor, es más distendido, compartes experiencias con gente que tiene las mismas ideas que tú… En cuanto a las desventajas, la principal de todas sería el intrusismo laboral, así como la dificultad de hacerse un nombre o la discontinuidad en los contratos.

«En cuanto a las desventajas, la principal de todas sería el intrusismo laboral» – Raúl Fernández

S: Habladme un poco de vuestra opinión sobre las nuevas plataformas (Netflix, Movistar+, etc.). ¿Creéis que el futuro del entretenimiento está cambiando por completo? ¿Hay “overbooking” de series y productos cinematográficos? ¿Esto es bueno o malo?

G (Guillermo): Considero que las nuevas plataformas de entretenimiento tienen puntos buenos y malos. Lo bueno es que genera mucha variedad de contenido y hace que, como espectador, tengamos mucho donde elegir y disfrutar; y, como trabajador, más demanda de trabajo en estos productos. Un punto malo es que, como espectador, para poder disfrutar de todo este contenido, vayas sumando pagos de diferentes plataformas haciendo que salga bastante caro mensualmente (en el caso de que quieras ver una serie de una plataforma, otra de otra plataforma, etc.).

P: Me considero una gran defensora de las plataformas como Netflix. Al principio me daban mucho miedo, la verdad, porque desde mi punto de vista no producen con la misma calidad (ni presupuesto) con la que se puede llegar a producir una película dedicada al cine. Sin embargo, con el tiempo se está viendo que estas plataformas no solo no han desbancado al cine, sino que en algunas ocasiones están sirviendo de apoyo. Además, ahora se produce a mayor velocidad, y eso permite que sea una opción para producir series o películas que en ninguna cadena de televisión tradicional habrían producido. De todas formas, esto todavía está cogiendo forma, yo considero que es pronto para saber si todo esto es «bueno o malo».

RR: Claramente las plataformas de streaming están arrasando y no van a parar de hacerlo, cada vez hay más y al haber tanta competencia se esfuerzan por hacer mejores contenidos, que para los usuarios viene genial. Es verdad que hay demasiado contenido para mi gusto y puede saturar, pero poco a poco se puede ir viendo todo.

RF: Hay una cantidad inmensa de contenido, pero se consume, ya que le dedicamos cada vez más tiempo. Hace 10 años era impensable esta cantidad de series. Las plataformas están marcando la línea del futuro audiovisual como el cine y las series. La publicidad parece que se está orientando más a Internet. Yo creo que es bueno porque también se está generando más trabajo, y mucho de ese contenido es europeo e incluso español. Al mismo tiempo, creo que es malo porque en ocasiones prima la cantidad por encima de la calidad.

Guillermo

Guillermo, como técnico de sonido

«Me considero una gran defensora de plataformas como Netflix» – Paula

S: Ahora una pregunta más amable, ¿Qué productos audiovisuales (concursos de tv, realitys, informativos, YouTube, etc.) consumís habitualmente y que estáis viendo ahora mismo? ¿Vuestra película favorita?

G (Guillermo): Suelo consumir mayoritariamente películas, series y videojuegos; y de vez en cuando algún programa. Actualmente estoy jugando a la trilogía de Bioshock (me está encantando), vi recientemente la película de 1917 y la serie The Witcher. Soy muy fan de las aventuras, tanto bélicas como de ciencia ficción y fantásticas. Y mi película favorita (aquí miento. No es una, son tres) es la trilogía de El Señor de los Anillos. Me parece una obra maestra en todos sus aspectos.

P: Trainspotting es mi película favorita sin lugar a dudas. En cuanto a qué consumo actualmente, no sigo ninguna serie o programa en concreto. Prefiero ver películas sueltas de Netflix o vídeos de YouTube.

RR: Ahora mismo veo la Isla de las Tentaciones y programas del estilo de Telecinco, además de ver en YouTube canales muy dispares (videojuegos, curiosidades, comida, viajes, etc.). De series veo Vikingos, Boku no Hero, The Walking Dead y Skam España.

RF: No soy un gran devorador de series. En televisión lineal veo alguna serie pero para tenerla de fondo, y al cine intento ir una o dos veces al mes. En Youtube no sigo canales de entretenimiento, veo vídeos de todo tipo. Actualmente veo Chernobyl en HBO. Una película que me marcó es El Pianista, por su uso del silencio.

S: A los futuros estudiantes de este mundo, ¿qué consejo les daríais, ahora que vosotros ya os estáis adentrando en el mercado laboral después de vuestra etapa como becarios?

G (Guillermo): Varios consejos que daría a futuros estudiantes es que le echéis ganas a esos estudios porque os van a venir de perlas en un futuro. Y también que intentéis aprovechar las prácticas en empresas para dar lo mejor de vosotros y conseguir contactos para un futuro. ¡Demostrad siempre lo que valéis, que suele ser más de lo que pensáis!

P: Creo que no estoy lo suficientemente curtida para dar ningún consejo aún (se ríe), pero puestos a dar alguno, les diría que para esto hace falta mucha pasión y dedicación. Van a tener muchos compañeros queriendo trabajar de lo mismo, y si no tienes esa pasión que te empuja a hacer lo que quieres, va a ser muy difícil lograrlo.

RR: Que no se preocupen tanto por las notas, que aprueben y ante todo, que aprendan. Después, que no tengan miedo a meterse donde no les llaman, porque el no ya lo tienen. Y que sean buenas personas, ya que así se conoce a mucha gente que nunca se sabe si te podrá ayudar.

RF: Si realmente saben que les gusta este mundo, que se compren una cámara lo antes que puedan, y se pongan a aprender ellos solos. Que busquen a gente que quiera fotos, vídeos, etc., y aprendan. Adentrarse al mundo laboral sin controlar un poco puede ser una locura. Que estudien y practiquen, y vayan viendo qué aspecto del audiovisual les gusta más para ir encaminándose.

Los becarios aconsejan a los futuros estudiantes a mantener la pasión en lo que hacen y a no dejar de aprender

Una vez finalizada la entrevista, no me queda otra cosa que desearles la mayor suerte del mundo. Como veis, esta su opinión sobre la situación actual. Son jóvenes, pero muy inteligentes, con criterio, y con mucho que ofrecer. En Scope siempre hemos confiado en su labor y desempeño, y hemos procurado abrirles camino en esta jungla de poca oferta y mucha demanda. Por ejemplo, mientras escribo estas líneas, uno de ellos se encuentra trabajando con uno de nuestros mejores clientes, gracias a sus tareas desempeñadas durante sus prácticas en Scope. Sin duda, todos ellos han dejado huella gracias a su actitud, ilusión y esfuerzo por superar retos y obstáculos.

Al final, nos estamos jugando esa película que nunca veremos, esa serie a la que nunca nos engancharemos, o esas ideas que nunca se materializarán y cambiarán el mundo, a menos que cambiemos nosotros primero. Ellos demuestran que nuestros becarios tienen mucho que ofrecer, y que tan solo necesitan un punto de apoyo. Es hora de ser conscientes de que el futuro está en sus manos, y el mundo audiovisual y publicitario necesitará de su creatividad y experiencia para seguir regalándonos el mejor contenido para nuestros sentidos. Hay que darle la vuelta a la tortilla y cambiar el chip. ¿Veremos sus creaciones en el futuro?

Publica un comentario