Nulla consequat massa quis enim. Donec pede justo, fringilla vel aliquet nec eget arcu. In enim justo, rhoncus vitae.

Info:
Aitor Sánchez

Entrevistamos a… Aitor Sánchez (Mi Dieta Cojea)

Escucho atento, con la mirada serena y muy concentrado. Escucho a Aitor Sánchez: Dietista-Nutricionista, Tecnólogo Alimentario, investigador, educador, formador y voluntario. Así reza la primera línea de su blog. A ello le siguen todos los pasos de su biografía que le llevaron a ser la persona que es ahora. Por eso, le escucho atento mientras grabamos otra pieza de Mi Dieta Cojea, un proyecto que encontraréis definido más adelante con sus propias palabras.

Aitor promueve algo que el mundo actual realmente necesita: la divulgación de información veraz y honesta, consejos reales del mundo real relacionados con la alimentación, y ante todo, desempeña la ardua tarea de desmitificar bulos y leyendas de la nutrición propagadas por falsos profetas de este campo de estudio. Por eso, y por otras tantas cosas, le escucho. Y una vez terminamos de grabar la pieza, le pregunto. ¿Queréis leer todo lo que me ha contado? A continuación tenéis toda la entrevista:

Aitor Sánchez, autor de Mi Dieta Cojea, nos atiende para hablarnos de alimentación saludable y, lo más importante, de cómo informarnos correctamente

S (Scope): Hola Aitor. En primer lugar, ¿puedes comentarnos de manera breve tu trayectoria? 

A (Aitor): A mí me gustaba la medicina, y en el instituto mis asignaturas favoritas eran la biología, la química… Pero el tema de cortar cuerpos y analizar cosas lo llevaba fatal. Entonces decidí hacer finalmente una carrera sanitaria menos invasiva, que fuese más prudente. Por eso acabé estudiando Nutrición.

S: Podríamos decir que, últimamente, ha habido un repunte en el interés de la gente por alimentarse de manera saludable, ¿a qué crees que se debe? 

A: Ha habido ese repunte solo en parte de la población. Hoy nos encontramos a personas mucho más concienciadas y sensibilizadas con el tema de la alimentación saludable, pero nos encontramos a la vez gente que come peor, de modo que esto es un poco paradójico. Lo que se está produciendo es una bipolaridad: gente que tiene más poder adquisitivo y acceso a la información que, efectivamente, está comiendo mejor, y a su vez los estratos socioeconómicos más humildes que están comiendo peor.

Si tú miras los consumos generales de España te das cuenta de que vamos hacia un peor perfil, pero sí es cierto que la gente que tiene cierta información está comiendo mejor. Se debe, en parte, a que últimamente la salud ha entrado en las prioridades del consumidor, a que llevamos 5-10 años divulgando mucho sobre el tema y a que la información sobre salud ha dejado de ser únicamente transmitida por sanitarios de una forma muy aburrida en consulta e incluso en medios de comunicación con programas muy carcas y poco frescos. Afortunadamente, ahora se ha mejorado mucho a la hora de transmitir los mensajes.

«La gente que tiene mayor acceso a la información está comiendo mejor» – Aitor Sánchez

 

S: ¿Cómo podemos usar Internet correctamente para informarnos sobre alimentación saludable? ¿Crees que hay desinformación o sobresaturación?

A: Internet tiene de todo, y tendrá aquello que busques. Si buscas que la leche es mala, vas a encontrar que la leche es mala; si buscas que la leche es imprescindible, encontrarás que es imprescindible. Tampoco nos podríamos fiar únicamente por quién está arrojando los mensajes, ya que en el ámbito de la salud existen muchos conflictos de interés. Por ejemplo, en ocasiones hasta nuestro propio ministerio, las patronales o las organizaciones profesionales arrojan información falsa.

Entonces deberíamos tener un poco de sentido crítico, y si estamos escuchando mensajes que son muy alarmistas, que nos venden las cosas como muy bonitas o que algo no nos cuadra, deberíamos dudar de esa clase de mensajes porque probablemente no sean ciertos. Parte de la desinformación que hay es porque existe una sobresaturación.

Así que, como las personas en alimentación escuchan lo mismo y lo contrario, no saben a quién creer. Muchas veces nos exigen a los nutricionistas que nos pongamos de acuerdo, aunque no siempre esa es la cuestión, sino lo que te he comentado de los intereses. Por ejemplo, una empresa de refrescos te dirá que estos productos no suponen ningún problema, que no influyen para nada en el sobrepeso y la obesidad, mientras que los sectores independientes sí que te vamos a decir que son factores de riesgo.

 

S: Entre otros proyectos, estás involucrado en Mi Dieta Cojea. Para quien no lo conozca, ¿qué es y cuál es su finalidad?

A: Mi Dieta Cojea empezó siendo un blog. Yo empecé a divulgar ahí y en redes sociales, y en estos casi 10 años que llevo divulgando me he tenido que reinventar y adaptar a los tiempos. Ahora los blogs apenan tienen visibilidad para divulgar, pero las redes sociales tienen cada vez más importancia, por lo que Mi Dieta Cojea se ha convertido en un portal que recoge todo el contenido que genero fuera (en la tele, en la radio, en Youtube…). Yo creo que la divulgación, actualmente, tiene que estar en todas las redes sociales porque es donde está la gente, por mucho que haya personas que no les guste que se divulgue por estos canales.

 

Mi Dieta Cojea es un proyecto de divulgación de Aitor Sánchez que despegó como un blog y que ahora habita en Redes Sociales

Aitor Sánchez

Aitor Sánchez, durante una pieza de Mi Dieta Cojea

S: Tus redes sociales son un canal imprescindible de comunicación sobre alimentación y hábitos saludables. ¿Qué tipo de feedback recibes de la gente? ¿Tienes haters?

A: Pues hay gente muy agradecida que te dice que le has cambiado la vida y personas que agradecen mucho tu trabajo; pero luego, también hay mucho odio, sobre todo desde dos perspectivas: gente a la que he criticado sus empresas, que no son capaces de distinguir y piensan que estos ataques son particulares, cuando en realidad se trata de críticas desde el punto de vista de la salud pública; y gente que no comparte tus valores o personas que se piensan que hay que alimentarse de una forma muy concreta en base a opiniones y no tanto a evidencia científica.

 

S: ¿Me podrías decir tres vicios malos que tenemos a la hora de alimentarnos?

A: Tomar otras cosas que no son agua, como refrescos o bebidas alcohólicas. Tener un consumo muy elevado de dulces. Y en España, especialmente, un consumo muy elevado de embutidos.

 

S: ¿Qué métodos consideras fundamentales para introducir a los más pequeños en la alimentación saludable?

A: A los más pequeños, acostumbrarles cuanto antes a comer comida convencional, no comidas infantiles, porque estas muchas veces tienen sabores o texturas que no son las adecuadas para una alimentación sana. No hay que distorsionarles el paladar, para que se acostumbren así a sabores normales, y no a sabores muy azucarados o artificiales.

Refrescos, alcohol, embutidos, dulces… Estos son los vicios que definen nuestra alimentación según Aitor Sánchez. ¿Cuáles son los vuestros?

S: Por último, me gustaría preguntarte sobre el futuro de la alimentación. ¿Van a cambiar los productos que compramos? ¿Hacia dónde nos dirigimos?

A: Yo creo que las industrias han intentado, durante la última década, hacer creer que la alimentación era algo muy complicado y tecnificado. Llevamos un tiempo durante el cual se han sacado productos que parecía que había que enriquecerlos en nutrientes, hacer cosas muy personalizadas con ellos. Ahora diría que estamos reconciliándonos con un tipo de alimentación más tradicional, sin muchas complicaciones.

En cuanto al futuro de la alimentación, lo que es intachable es que va a ser mucho más vegetal. Estamos ahora mismo en una situación muy poco sostenible medioambientalmente; el tema de la sostenibilidad está en la agenda, y el consumo de carne es el acto más impactante que podemos hacer en nuestro día a día (cuando no cogemos aviones transoceánicos, claro). La dieta vegetariana y la vegana están cada vez más en auge y no se trata de una moda. Probablemente para el año 2040-50 estemos hablando de un porcentaje de un cuarto de población con dieta vegetariana o vegana.

El futuro de la alimentación tiende a una reducción del consumo de carne

*Aitor nos remite al respecto de esta pregunta a su charla TED sobre el futuro de la alimentación, no os la perdáis:

Tras terminar con la entrevista, dejo de robarle tiempo a Aitor y se despide de mí para continuar con su compra semanal (pues la entrevista ha tenido lugar en un hipermercado). ¿Qué conclusiones puedo sacar? Principalmente, que debemos dudar de toda aquella información que veamos en nuestro entorno y no sepamos a ciencia cierta si es fiable. Antes de creer, debemos filtrar, y antes de compartir, debemos contrastar.

Solo de esta manera podemos generar entre todos un espacio en las redes sociales honesto y seguro. Aquí nos referimos, como ya sabéis, al ámbito alimentario, pero se puede trasladar a cualquier campo que consideréis. Aitor Sánchez tiene muy claro el camino a seguir, y por dónde van a ir los tiros en esto de la nutrición. Quizá haya que arrimar el oído un poco más a él y a otros divulgadores de confianza para no volvernos locos, y así saber lo que comemos y por qué lo comemos. Porque, como bien nos dice Aitor Sánchez, no se trata de ningún dicho ni frase hecha, es completamente cierto: somos lo que comemos.

Publica un comentario