Nulla consequat massa quis enim. Donec pede justo, fringilla vel aliquet nec eget arcu. In enim justo, rhoncus vitae.

Info:
Víctor Cabaco

Entrevistamos a… Víctor Cabaco (director)

¿Qué sería de nosotros estos días sin cultura, cómo sobreviviríamos al confinamiento? Es una cuestión que ya hemos mencionado previamente, y la respuesta se antoja complicada. También hemos agradecido el enorme trabajo de compañeros como realizadores, editores, grafistas, guionistas, productores… que hacen posible todas las historias a nuestro alrededor. Y, sin embargo, parece que no es suficiente. Nuestra cultura audiovisual es parte de nuestro patrimonio, de nuestra historia; es un recurso esencial de supervivencia intelectual, una cura para el alma. Por ello, en esta ocasión queremos darle voz al director Víctor Cabaco («Vitoria, 3 de marzo», «Anderoid»…). Parece que tiene mucho que contarnos:

El director Víctor Cabaco nos cuenta sus impresiones del confinamiento y sus expectativas respecto al futuro del audiovisual

S (Scope): Hola Víctor, gracias por tu tiempo. Lo primero de todo, ¿cómo llevas esta cuarentena, cómo está afectando a tu actividad?

V (Víctor): Creo que como a todo el mundo de este sector, la pandemia nos ha afectado profundamente, el parón ha sido radical. Creo que es un momento de reflexión y de análisis de la situación. Esperemos que la recuperación sea total; aún no sabemos como afrontar este reinicio, pero creo que todo el mundo quiere volver lo más pronto posible a la normalidad.

S: Como director, ¿nos puedes hablar un poco de tus inicios en este mundo? 

V: A mí siempre me ha encantado el audiovisual y me decanté por la carrera de Bellas Artes, especialidad en Audiovisuales, en Bilbao. A partir de ahí también estudié en la Cátedra de Cine de la Universidad de Valladolid, y empecé a trabajar en cortometrajes, como ayudante de dirección, y luego hice alguna película en arte y dirección. A continuación me pasé a la televisión y estuve trabajando en series como “Compañeros”, primero de ayudante de dirección y luego como director.

A partir de ahí me decanté por la publicidad en televisión, en la que he estado dirigiendo casi 20 años. Y entre medias he dirigido mi primera película: «Vitoria, 3 de marzo».

S: Esta situación está cambiando el panorama de consumo audiovisual. ¿Crees que volveremos a consumir cine como lo hacíamos antes?

V: A corto plazo está claro que el panorama ha cambiado: el acceso a las salas de cine, los aforos… Pero en un futuro espero que las salas de cine permanezcan, ya que ver una película en gran formato es una diferencia y un gusto. La experiencia de ir al cine es un placer.

Cabaco estudió Bellas Artes y ha acumulado una gran experiencia en varias facetas del sector audiovisual

Víctor Cabaco

Víctor Cabaco en el plató de Antena 3 Noticias

S: Me gustaría comentar contigo la noticia de que en la próxima gala de los Goya podrán participar películas estrenadas directamente en Plataformas Digitales, como medida excepcional debido a la pandemia. ¿Qué opinión tienes al respecto? ¿Crees que las películas estrenadas online deberían tener otra valoración?

V: Para mí los formatos de cine, televisión, cortometraje, Youtube, plataformas y demás son todo audiovisual, y su valor reside en el interior, en el contenido y en la historia, es decir, en creértelo y que te diga algo. No me importa el soporte. Por eso, si un audiovisual me gusta y me llega para mí es válido, he visto mejores historias en plataformas y en Youtube que en los Goya.

Si un audiovisual te conmueve, te crees los personajes, te engancha, te hace reflexionar… para mí eso es un gran producto, tan válido como una película de gran formato.

 V: ¿Crees que esta pandemia va a sacar futuros espectadores de las salas de cine y los va a redirigir a las plataformas? ¿Quizá por miedo, precaución, nuevas costumbres?

S: De momento, sí. Hay que verlo a más largo plazo, pero el producto audiovisual va a seguir produciéndose, ya sea para un formato u otro, porque al final cada vez se consume más.

V: En cuanto a tus proyectos, hablemos de la película “Vitoria, 3 de marzo”, ¿qué ha supuesto para ti? ¿Cuál ha sido su repercusión?

S: Para mí la película ha sido un oportunidad de cambiar y de aprender mucho. La repercusión ha sido a nivel profesional, te da otro estatus. Siempre le dan más valor a alguien que ha hecho una película. Me ha inculcado unas ganas de hacer más, he disfrutado mucho haciendo algo que me gusta y me gustaría repetir.

Respecto a la repercusión en cuanto a audiencia y resultados estoy contento, ha gustado mucho y la película emociona. A la crítica también le ha gustado y la ha emitido Etb con una de las mejores audiencias, con casi un 20 por ciento.

«Creo que el camino es buscarte tus propios proyectos» – Víctor Cabaco

En cuanto a la repercusión personal, después del tiempo pasado no se ha reflejado en más trabajo y es un poco frustrante. Tengo una experiencia de casi 30 años y una película, con lo que cuesta hacerla… y nadie se interesa en contratar a un director con ganas y experiencia. Ahora que hay tantos proyectos audiovisuales, que ves pasar frente a ti, las puertas que llamas y el interés por un director como yo, es ninguno. No he recibido ni una llamada, ni un mensaje de alguien que quiera poner un proyecto audiovisual en pie. Me parece increíble pero creo que prima el amiguismo que el saber hacer.

Creo que el camino es buscarte tus propios proyectos, pero es un poco tedioso ya que uno es director no productor.

S: La película trata un tema peliagudo, como son los sucesos que tuvieron lugar en Vitoria el 3 de marzo con motivo de una manifestación. ¿Por qué decidiste abordar este tema?

V: Es un tema que me tocaba de cerca ya que en esa época mi familia vivía en Vitoria. Además, mi padre vivió muy de cerca esas huelgas. Y también porque me gusta narrar y contar historias.

El proyecto me vino desde unos compañeros de trabajo que sabían cómo me desenvolvía en un rodaje y necesitaban a alguien con recursos para dirigir.

Víctor Cabaco

Víctor Cabaco en la grabación de su película «Vitoria, 3 de marzo»

S: Me gustaría retomar ahora un proyecto que dirigiste relacionado con Scope, “Anderoid”. ¿Cómo lo viviste? ¿Qué te llevaste de ello contigo?

V: Me gusta mucho la filosofía de trabajo de Scope, e involucrarse en sus proyectos es un placer. Lo que más me gusta es que todo el mundo se involucra al 100 por 100, y la ilusión que le ponen a todos sus proyectos. Así es un placer trabajar.

«Anderoid» fue un proyecto conjunto con Iberdrola, Dominion, NTS, Universidad de Deusto y Scope. Fue dirigido por Cabaco.

S: ¿Podrías decirnos tu película favorita? ¿Qué estas viendo actualmente?

V: Tengo muchas, pero “Los siete samuráis” de Kurosawa, o «Blade Runner», son mis dos películas favoritas. Estoy viendo «Peaky Blinders», que la había dejado apartada y la estoy retomando.

S: Por último, con todos los cambios y normativas que habrá que seguir en los próximos rodajes, en tu opinión, ¿cuál será el futuro del cine?

V: El mismo, pero con medidas de seguridad diferentes. Esperemos que el futuro sea bueno para todos. Producir y conseguir financiación para proyectos cada vez es mas difícil. Sin la ayuda de las subvenciones y de las televisiones el cine español no puede sobrevivir. Lo importante es tener buenas historias y contarlas bien; si los productos que hagamos son de gran calidad, al final el cine o lo que se haga pervivirá. Hay que apostar por proyectos de calidad, ese es el futuro.

Según Víctor, el futuro del cine siempre dependerá de las buenas historias. Mientras haya buenas historias, habrá cine

Víctor Cabaco

Víctor Cabaco.

Y así termina esta entrevista, con un llamamiento a la esperanza por conservar algo que lleva con nosotros más de un siglo. Entre todos, podemos luchar por establecer un nuevo paradigma en la «nueva normalidad» que abogue por una defensa del cine y la cultura audiovisual. Como bien dice Víctor, «lo importante es tener buenas historias y contarlas bien», y de eso, tenemos a raudales. Como juglares de un mundo en descomposición, nuestra tarea es aportar esa nota de luz y color que levante una sonrisa o derrame una lágrima. Porque somos ventrílocuos de las emociones, y ese es nuestro trabajo. Cuando todo esto acabe, seguiremos a vuestro lado, y seguiremos haciendo lo que mejor sabemos hacer: contar historias.

Publica un comentario