Nulla consequat massa quis enim. Donec pede justo, fringilla vel aliquet nec eget arcu. In enim justo, rhoncus vitae.

Info:
el lado positivo

El lado positivo

Aquí seguimos, atrapados, confinados, pendientes de la última hora, de nuestros familiares, de nuestros amigos. Todo parece abocado al desastre, y los debates y programas especiales del Coronavirus no pronostican un futuro acogedor para muchos. Además, los días en casa son un bucle constante de deja vu´s. Son tiempos difíciles, oscuros, eso es innegable. Sin embargo, quiero hacer un apunte, una pequeña nota respecto a la importancia de comunicar el lado positivo. Porque sí, lo hay, aunque nos afecte de manera indirecta.

Existe un lado positivo de toda esta situación, solo hay que saber apreciarlo y aprender de ello

El mundo se tomará su tiempo. El reloj natural de las cosas volverá a dar las doce, volveremos a oír las campanadas todos juntos y regresarán los besos y los abrazos. Es cuestión de tiempo, parece. El camino está por retomarse a la vuelta de la esquina, cuando la famosa «curva» sea lo suficientemente favorable para que así sea. Y lo será, pues todos estamos poniendo de nuestra parte, quedándonos en casa, respetando las normas y facilitando el trabajo a nuestros sanitarios y a los cuerpos de seguridad. Ya comentamos previamente la importante labor de empresas como Carrefour a la hora de afrontar estos retos comunicativos, a las que Scope apoya día a día en su labor. Hoy toca hablar de lo que estamos consiguiendo, de las circunstancias únicas e increíbles que se están dando en el planeta debido a la inactividad del ser humano.

Para empezar, esa inactividad hacia el mundo nos obliga a crear nuestras pequeñas cuevas de actividad. Hemos parado nuestro reloj, nuestra vida ajetreada ha echado el freno. Estamos interactuando más con la familia, conociendo mejor a nuestros compañeros de piso o entendiendo los problemas ajenos que antes oíamos pero que ahora nos hemos parado a escuchar. Hemos desempolvado nuestra vieja empatía y nos hemos acercado a los demás. Parece que, ahora que estamos más separados que nunca, es cuando realmente mostramos el lado más humano de nuestra humanidad, cuando realmente funcionamos como sociedad. Solidaridad, respeto, educación, tolerancia… Los valores que nos deberían consagrar como ejemplo de especie razonable y pensante están ahora a la orden del día.

Además, existen miles de iniciativas para ayudar a nuestros vecinos, como esta de Ecovidrio llamada #HoyYoRecicloVidrioPorTodos, donde podemos descargar un cartel para colocar en nuestro portal y ayudar a la comunidad más vulnerable a reciclar sus productos.

Ecovidrio

 

De igual forma, han lanzado la web «Tiempo de reciclarse», una interesante propuesta para entretener a mayores y pequeños mientras aprenden sobre reciclaje.

El planeta también se está beneficiando de esta situación, aprovechémoslo

Y más allá de nosotros, más allá de nuestro ego y nuestro «yo» común, existe un planeta que se está curando. Lamentablemente, en los últimos años hemos visto como de una forma espantosamente acelerada se han ido desgastando nuestros glaciares, se han ido muriendo nuestras barreras de coral o cientos de especies han aguantado con fuerza a sus últimos ejemplares. Son solo tres ejemplos del brutal impacto del cambio climático en el medio ambiente debido al tremendo abuso que ha hecho el ser humano de los recursos naturales, y del poco respeto que hemos tenido hacia la Madre Naturaleza.

Ahora, el planeta que habitamos está respirando. A fecha de 19 de marzo, los datos ofrecidos por Greenpeace eran un descenso del 40% del tráfico en las carreteras españolas, mejorando notablemente la calidad del aire que respiramos, y ni siquiera se alcanzaba el 40% del límite fijado de emisiones de dióxido de nitrógeno fijado por la OMS y la Unión Europea.

Muchas organizaciones desarrollan sus propias campañas e informes en favor del medio ambiente con motivo de la pandemia

Hoy, en la semana del Día del Planeta, continúa el Estado de Alarma, y escribo estas líneas a día 23 de abril, cuando más regiones del mundo han decidido parar su actividad. A pesar de que la concentración de CO2 sigue aumentando, datos más actuales confirman que, por ejemplo, Alemania emitirá este año entre 50 y 120 toneladas menos de CO2, y en Nueva York descenderán esas emisiones entre un 5% y un 10%.

Tampoco deja de ser interesante la labor de WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza), que ha elaborado un completo informe sobre la pérdida de naturaleza y las posibles causas de la actividad humana en relación a las pandemias.

wwf

Informe desarrollado por WWF

Comenzamos también a ver noticias de animales salvajes recuperando un terreno perdido, de aguas que se tornan transparentes y de radiografías de un planeta limpio. Esta es una de las caras del lado positivo. Por eso, quizá, objetivamente hablando, haga falta parar, para avanzar, y sobre todo, que otros en un futuro puedan seguir avanzando. Esto también es importante comunicarlo, como hace en el siguiente vídeo Mundo Sin Plástico:

 

 

Veamos el lado positivo y tomemos esta situación como una lección de humildad de la cual aprender y mejorar como sociedad

Una vez dicho esto, quisiera llamar a la cordura, al aprendizaje, a la tranquilidad y a la responsabilidad. Saldremos de esta, juntos, como hemos hecho en tantas otras situaciones a lo largo de la historia. Esta lección de humildad hacia la humanidad debería recordarnos la importancia de los pequeños detalles, de dejar volar el tiempo en compañía de los nuestros, y de valorar los servicios de los que disponemos día a día, y a comunicar de una forma responsable, honesta y transparente. En Scope, seguiremos apoyando todas las labores de comunicación, y aportaremos nuestro granito de arena a esta labor tan necesaria. Siempre apostando por la mayor calidad y la mayor celeridad en nuestros procesos de trabajo.

Y por supuesto, tendremos que recordar la importancia de cuidar un planeta que se muere. Así es, se muere. Aprendamos a reciclar, a cuidar nuestros ríos, mares y océanos, a apostar por energías limpias y renovables, a crear una tecnología sostenible y duradera, a preservar los ecosistemas… Y a ser más humanos, con nosotros mismos y con el mundo que habitamos.

Comments:

  • Jesús
    23 abril, 2020

    Si sabemos que la naturaleza es sabia por ser el corazón de nuestro universo, quién es capaz de negar que se ha cansado de aguantar tantas agresiones y ha decidido tomarse un respiro para recuperarse. En toda guerra hay bajas, pero el mundo sigue avanzando.. De tanta desgracia saquemos ese aspecto positivo que supone la regeneración del planeta a costa de la paralización de la actividad del ser humano, que desgraciadamente solo parece pensar en el progreso, el desarrollo y la riqueza, sin apercibirse de que en su ambición reside su aniquilación.

Publica un comentario